lunes, 1 de marzo de 2010

Credo


Cuenta la mentira que cierto día entró al mundo, montado sobre un burro blanco un ser que decía ser divino, instantáneamente los ignorantes, los pobres, los idiotas, los cobardes, los necesitados, los débiles mentales y los locos, sobre todo los locos creyeron la mentira, entregándose en cuerpo y alma a lo que el estafador decía, creyeron ciegamente en Él.

Creían estúpidamente que Él era su salvación, que Él llenaría sus deplorables vidas, que Él calmaría todos sus males, todas sus desgracias, su mala suerte. Sin embargo solo consiguieron sufrimiento y vacio, creyeron que si le construían templos Él los arrancaría de las garras del “maligno”, sin embargo lo que consiguieron fue un pase directo al lugar donde el sol es eterno, quema, atormenta, olvida.

El resto del mundo solo miraba, estupefactos, no entendían como una mentira, una gran mentira producía tanta demencia entre los que se autodenominaban “los elegidos”. Con Él llegó el terror a pensar, a decir No, a aceptar la verdad, simplemente, terror a ser.

Muerte, destrucción, hambre, odio, miedo, corrupción, perversión, infamia, traición, ignorancia, ceguera, retroceso, impunidad, racismo, desigualdad, locura.

Llenó el mundo de tanta mierda que aún hoy, después de dos mil años, el mundo sigue inundado, podrido, enemistado y cargado de odio.

Y pensar que ellos creen que son la luz de estas tinieblas, sin darse cuenta que ellos mismos han creado tanta oscuridad.

4 comentarios:

Mariana dijo...

Y la verdad es que es un gran punto de supertición y extraña paradoja!!!,lamentablemente la mente humana y sus pervenciones no la cambiará nadie,fijate vos que en pleno 2010 se sigue con el estúpido racismo...querido amigo éste es el mismísimo infierno de DANTE.
Un cariño!!

Lestat dijo...

Mi querida Mariana,que gusto que pases a leerme, realmente opino lo mismo que vos, es una pena que en pleno siglo XXI aun veamos cosas tan graves y que atentan contra la humanidad como el racismo, la religion y la intolerancia.

Pandora dijo...

¿Y esto no es intolerante?

El punto no es que te molesta, sino ¿por que te molesta tanto?

Besos señor conejo de kohala

Beduina dijo...

Difícil poder darte el 100 % de todo cuanto dices, sin embargo debido a esas creencias que tengo y por las cuales sigo estudiando más allá de los cinco años de teología que tengo ganados o perdidos (según el punto de vista) apoyo considerablemente mucho de lo que dices pues creo que el problema no estaba en el "divino" sino en quien lo hizo divino. No olvides que el ser humano tiene la libertad de creer y aferrarse a las creencias y no por ello estar dementes, pero en cierta forma la esclavitud, el racismo, la intolerancia, la guerra, etc.etc. la creamos justamente los humanos creamos o no en ese ser "divino" del que hablas.